Capítulo 3 El Ciprés: Pavimento, Pared, Puerta y Pandero

lone cypress Timothy Pearce Flickr

Un Ciprés, Foto por Timothy Pearce, Encontrada en Flickr

“Y David y toda la casa de Israel danzaban delante de Jehová con toda clase de instrumentos de madera de haya; con arpas, salterios, panderos, flautas y címbalos” 2 Samuel 6:5.

 Antes de hablar de las características del ciprés, (cuya madera también se llama haya en la Biblia[i]) vamos a ver para qué era usado.  En el templo de Dios que edificó Salomón, fue el pavimento o el piso.  “Y cubrió las paredes de la casa con tablas de cedro, revistiéndola de madera por dentro, desde el suelo de la casa hasta las vigas de la techumbre; cubrió también el pavimento con madera de ciprés.”  1 Reyes 6:15. Uno dirá que no quiere ser como el ciprés en la casa de Dios ¡porque era el piso!  Nadie quiere ser como el piso, que los demás caminen encima de uno.  Pero también fue puerta, “Igualmente hizo a la puerta del templo postes cuadrados de madera de olivo.  Pero las dos puertas eran de madera de ciprés; y las dos hojas de una puerta giraban, y las otras dos hojas de la otra puerta también giraban” 1 Reyes 6:33-34.  Y sin puerta, ¿cómo entrarían las almas para ser salvos?  Incluso, leyendo bien la cita de 1 Reyes 6:15, hasta las paredes fueron cubiertos de madera del ciprés, y la Biblia dice en Isaías 60:18 “a tus muros llamarás Salvación, y a tus puertas Alabanza.”  Seamos para salvación a los que se están perdiendo y alabanza para Aquel que murió por ellos y nosotros.

Aparte de esto, el ciprés fue usado para hacer panderos y otros instrumentos de música para el servicio de la alabanza a Dios.  Una lección muy importante en esto es que el cristiano necesita aprender a ser flexible en su servicio a Dios.  Esta madera fue utilizada de diversas maneras, pero todos sus usos fueron honrosos porque ¡prestaban servicio a Dios!  No importa que estás haciendo en la iglesia, ¡todo lo que se hace para la obra del Señor es importante para Dios!  La casa de Dios siempre necesita piso, puerta, muros e instrumentos de alabanza, qué hermoso que Dios pudo sacar todo esto del mismo árbol.  ¡Qué hermoso que Dios puede usar de muchas maneras a un ser humano!

Estudiando todo lo que pude encontrar acerca del Ciprés aprendí que es un árbol que crece en zonas cálidas y su crecimiento es rápido especialmente en los primeros años, y que ralentiza después.  Tambien aprendi que puede alcanzar los 300 años de vida.”[ii]  La madera del Ciprés verdadero es muy duradera.  Árboles nuevos de este tipo deben plantarse en su lugar permanente cuando están todavía chiquitos.  Requiere el cipres nuevo ser estacado muy bien por doce años porque tienden a ser muy grandes sus copas…pero ¡no sus raíces!  Solamente a fines de estos doce años comienzan a desarrollar buenos raíces.  Son árboles llenos de resina.[iii]

-Zonas Cálidas-

Pienso que todo ser humano crece mejor en ‘zonas cálidas,’ ¡especialmente cuando uno está hablando espiritualmente!  Hay dos tipos de calor a las cuales me refiero.  Primero es el calor de una iglesia llena del fuego del Espíritu Santo y el segundo es que la iglesia sea llena de amor.  ¿Alguna vez ha visitado a alguien en su casa y le han dado tanto amor y tanto cariño, y le han hecho sentir que para él o para ella es una persona importante?  ¡Qué bonito se siente cuando lo traten así!  Yo he conocido personas así y he conocido también personas que cuando he estado en su casa se portan con una frialdad y ¡solamente estaba ansiando que llegue la hora para irme a casa!  De igual manera hay iglesias que cuando entra por sus puertas siente el ambiente de amor y el calor de los hermanos que se congregan en ese lugar.  Y hay iglesias que al no más entra quiere salir corriendo porque le miran mal quizás porque se viste un poco diferente a ellos o por cualquier razón, y nunca más quiere volver a ese lugar.  Con decir esto lo primero que quiero hacerle entender es que debe estar firmemente plantado en una iglesia lleno de amor, donde los pastores dan el ejemplo de amor a la congregación.  Segundo, como cristiano es nuestra responsabilidad cultivar en nuestras vidas el fuego del Espíritu, dar amor a los demás y contribuir a un ambiente amoroso.

Es especialmente importante establecerse en una iglesia así llena del fuego y amor de Dios desde que uno acepte a Cristo Jesús y no andar de iglesia en iglesia porque el crecimiento del cristiano es así como el crecimiento de ciprés.  Cuando uno primera acepta a Cristo Jesús y anda en su primer amor (Apocalipsis 2:3-5), está lleno de un celo para las cosas de Dios, ora, ayuna y lee la Biblia deseando conocerle más y más a Él (esas son las primeras obras) y es cuando la mayoría del crecimiento espiritual toma lugar, ralentizándose después al igual que el crecimiento del ciprés.  Entonces, eso significa que la iglesia en donde uno se siembra ¡es muy importante!  El cristiano siempre tiene que estar aprendiendo y creciendo, así que aún si ya tiene diez, quince o veinte años en el evangelio, no importa, todavía puede tener mucho crecimiento espiritual, es tan simple como pedirle a Dios que le devuelva su primer amor.  Y si leyendo esta parte del libro, reflexiona y siente que la Iglesia en donde se encuentra no es ni llena del fuego ni del amor del Espíritu Santo, doble sus rodillas y ore fervientemente para que el Señor tome control de ese lugar y los bautice en fuego y en el Espíritu (Mateo 3:11).  Comience a dar y demostrar amor para los demás y va a ver que Dios va a honrar el esfuerzo y va a crear una ‘zona cálida’ allí mismo donde ahora se congrega y habrá hecho una gran obra para el Señor.  Fácil es decir ‘yo me voy’ fácil es buscar la comodidad personal, pero un verdadero siervo de Dios no busca su propia comodidad, sino que busca avanzar el Reino de Dios.

-Muchos años de vida-

…porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos” Isaías 65:22.

 “Porque: El que quiere amar la vida Y ver días buenos, Refrene su lengua de mal, Y sus labios no hablen engaño” 1 Pedro 3:10. ¿De qué sirven muchos años de vida, si la vida es una miseria?  El ciprés llega a vivir hasta trescientos años, obviamente, nosotros no vamos a alcanzar mucho más de cien años de vida aquí en la tierra, en este cuerpo corrupto, pero los días de nuestra vida ¡pueden ser buenos días!  ¡Podemos amar la vida!  La Biblia nos da instrucción de cómo tener una vida llena de días buenos.  “Refrene su lengua del mal…sus labios no hablen engaño.”  Y también en Salmos dice: “¿Quién es el hombre que desea vida, Que desea muchos días para ver el bien?  Guarda tu lengua del mal, Y tus labios de hablar engaño.  Apártate del mal, y haz el bien; Busca la paz, y síguela” Salmos 34:12-14.  La lengua según está escrita en Santiago es un mundo de mal: “Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas.  He aquí ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego!  Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad.  La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno” Santiago 3:5-6.  La promesa en Isaías 65:22 es larga vida, está en nosotros asegurarnos que esa vida larga es una vida buena, llena de buenos días, llena de amor y de amistades, llena de paz y sobre todas las cosas llena del Espíritu Santo de Dios.  Pero entre nosotros y esa meta está nuestra lengua.

Tenemos que aprender a controlar nuestra lengua si queremos vivir una vida llena de días buenos y llena de paz y de gozo.  La lengua si no la controlamos puede destruir toda nuestra vida, destruye el hogar, destruye nuestros hijos, destruye nuestra carrera y sobre todo destruye nuestro testimonio y nuestro propósito para el servicio de Dios.  Una palabra hablada sin pensar primero puede causar grandes daños en la vida del oyente y del que lo ha hablado.  Por eso manda el Señor en Efesios 4:29: “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.” Al igual, una palabra bien escogida puede edificar y puede levantar al que lo escucha: “El hombre se alegra con la respuesta de su boca; Y la palabra a su tiempo ¡cuán buena es!” Proverbios 15:23.

La decisión es nuestra, los días de nuestra vida están contados desde el día en que nacimos, solamente el Señor puede elegir añadirnos más (2 Reyes 20:1-6).  Entonces el número de nuestros días solamente está en las manos de Dios, pero la calidad de nuestros días está puesta totalmente en nuestras manos.  ¿Quiere ver días buenos?  “Refrene su lengua del mal…sus labios no hablen engaño” 1 Pedro 3:10. Y veamos otra vez la instrucción del apóstol Pablo En Efesios 4:29-40, “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.  Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.”  Palabras corrompidas al salir de nuestra boca, contristan al Espíritu Santo de Dios.  Le causamos tristeza al que ama nuestra alma cuando sale de nuestra boca lo que es mentira, chisme, pleito, disensión o cualquier palabra que hiere a otro.  El apóstol Pablo aquí nos enseña que lo único que debe salir de nuestra boca es lo que es bueno, lo que es necesario y lo que edifica.  Estas entonces son las preguntas que uno debe hacerse cada vez que desea hacer un comentario o dar un consejo o una opinión en cualquier circunstancia: ¿Es bueno?  ¿Es necesario?  ¿Va a edificar al oyente?  Puede ser que lo que quiera decir no sea malo, puede que sea bueno, pero si no es necesario, no lo diga.  Hay muchas personas que siempre tienen que estar hablando, porque piensan que, si se quedan callados, serán tomados por tontos.  Pero ¿qué dice la Biblia?  “Aun el necio, cuando calla, es contado por sabio; El que cierra sus labios es entendido” Proverbios 17:28.  Muchas veces es más sabio el que se queda callado y deja que Dios aboga por él. Porque dice la Biblia: “En las muchas palabras no falta pecado; Mas el que refrena sus labios es prudente” Proverbios 10:19 y “Te has enlazado con las palabras de tu boca, Y has quedado preso en los dichos de tus labios” Proverbios 6:2 y “El que guarda su boca y su lengua, su alma guarda de angustias” Proverbios 21:23.  Muchos años de vida de nada sirve si no es vida de abundancia (Juan 10:10) como la que vino a dar nuestro Rey y Señor Jesucristo.  Aprendamos entonces a guardar la lengua porque “La muerte y la vida están en poder de la lengua, Y el que la ama comerá de sus frutos” Proverbios 18:21.

Un último pensamiento en cuanto a tener una vida larga y buena, dirigida hacia los muchachos jóvenes.  La Biblia amonesta a los jóvenes: “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo.  Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra” Efesios 6:1-3.  No podemos reclamar las promesas de Dios sin vivir una vida conforme a los principios de Dios.  No piense que puede agradar a Dios sino obedece a sus padres mientras está bajo la tutela de ellos.  Y al salir de la casa siempre debe honrarlos.  ¿Qué significa eso?  Que cuando ellos quieren darle un consejo, les escucha.  Claro que, si ya tiene la mayor de edad y ya vive aparte de ellos, sus decisiones son suyas.  Usted, no ellos, pagará las consecuencias de sus decisiones, sean para bien o para mal.  Pero eso no significa que sus padres no tengan un buen consejo para darle, y así como dice la escritura debe hacer: “Examinadlo todo; retened lo bueno” 1 Tesalonicenses 5:21.  Si desea las promesas de Dios, ¡Ponga por obra La Palabra de Dios!

-Llena de resina-

“Se llenan de savia los árboles de Jehová, Los cedros del Líbano que él plantó.  Allí anidan las aves; En las hayas hace su casa la cigüeña” Salmos 104-:15-17.

La resina del árbol, aquí llamada ‘savia’ en Salmos 104, trabaja en el árbol como la llenura del Espíritu Santo en el cristiano. ‘Savia’ significa resina, pero también significa ‘esencia, fuerza, vigor, potencia y poder.’  La Palabra de Dios dice que los árboles de Jehová se llenan de esta sustancia.  Y nosotros, al igual, siendo árboles de justicia nos llenamos a través del Espíritu Santo de fuerzas, de vigor, de potencia y de poder.  “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” 2 Timoteo 1:7.  El ciprés es un árbol, al igual que el cedro, lleno de resina.  Nosotros, como cristianos debemos ser llenos del Espíritu Santo de Dios y esa llenura debe ser evidente como lo es la llenura de resina en un árbol. La resina en el árbol cumple dos propósitos.  De más importancia para el árbol es el primer propósito, el de cubrir las heridas del árbol.  De más importancia para los que rodean al árbol es el segundo, el de perfumar el árbol.

Primero hablaremos de las heridas.  De igual manera que la resina cubre las heridas del árbol, así el Espíritu Santo, el Consolador cubre nuestras heridas y las sana.  Sin Él no hay sanidad para nuestras almas ni para nuestros espíritus.  En el árbol, si no puede producir la resina y sufre una herida, no tiene con que cubrirla y protegerla y entra la pudrición en la herida y se infecta todo el árbol y el árbol es destruido, a veces por una pequeña herida.  En el cristiano, sin el Consolador, cuando somos lastimados por el prójimo no tenemos a quien acudir para protección en el momento del dolor y entra la pudrición en el alma de la persona (rencor y resentimiento) y esa alma se puede perder.  El cristiano tiene que aprender a ser lleno del Espíritu Santo, así como el ciprés es llena de savia o de resina.  Esa llenura es nuestra protección y lo que nos sostiene en las dificultades.

La otra función de la resina es de perfumar el árbol.  Hace deseable el árbol.  Óseas 14:5-6 dice así “Yo seré a Israel como rocío; él florecerá como lirio, y extenderá sus raíces como el Líbano.  Se extenderán sus ramas, y será su gloria como la del olivo, y perfumará como el Líbano.”  Cuando el Poderoso de Israel está en medio de nosotros y más importantemente, cuando está dentro de cada uno de nosotros, perfumamos el ambiente.  Son atraídos a nosotros los demás por algo que ellos no entienden, pero es el olor a Cristo que nos perfuma por estar llenos del Espíritu de Dios.  “Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento.  Porque para Dios somos grato olor de Cristo en los que se salvan, y en los que se pierden” 2 Corintios 2:14-15.

La resina del árbol tiene un tercer uso, pero solamente después de ser extraído del árbol.  La resina del árbol también puede ser usado para fabricar de ella incienso y mirra que representan la adoración espiritual.  Estas dos sustancias fueron presentadas a Jesús por los magos, pues ellos sabían que a Dios se le honra con incienso y la mirra representaba su humanidad (Mateo 2:11).

De igual manera, hay algo muy precioso en nosotros cuando hemos recibido la llenura del Espíritu Santo de Dios y esa cosa especial es extraída de nosotros y ofrecida a Dios cuando venimos delante de su presencia en alabanza, en adoración y en oración. Eso es lo que nos quiere decir el profeta Ezequiel: “Como incienso agradable os aceptaré, cuando os haya sacado de entre los pueblos, y os haya congregado de entre las tierras en que estáis esparcidos; y seré santificado en vosotros a los ojos de las naciones” Ezequiel 20:41.  Nos acepta como incienso agradable cuando nos alejamos del mundo y nos congregamos todos juntos para santificar al Señor en alabanza y en adoración corporal.  Como el incienso solamente huele cuando es quemado, así nosotros somos más gratos a Dios cuando nos estamos presentando en sacrificio de alabanza y de adoración a Él.  Y eso es lo que nos fortaleza para poder trabajar en la obra del Señor, pues la Biblia dice “no os entristezcáis, porque el gozo de Jehová es vuestra fuerza” Nehemías 8:10.

-Estacas y el neófito-

Como se dijo anteriormente, árboles nuevos de este tipo deben plantarse en su lugar permanente cuando están todavía chiquitos.  Y requieren ser estacados muy bien por doce años porque tienden a crecer rápidamente sus copas…pero ¡no sus raíces!  He elaborado en varias partes de este libro la necesidad de congregarse en un lugar y de poner sus raíces allí.  Ahora quiero volver a repetirlo.  Es absolutamente esencial al buen crecimiento espiritual del nuevo creyente estar plantado en una iglesia, y si es posible permanecer allí, y al crecer en el evangelio, servir allí hasta que el Señor lo llame a servirle en otra parte.

Para el neófito, es crucial establecerse en una iglesia.  Y NO moverse de allí.  Usted se estará preguntando (tal vez) ¿Qué es un neófito?  Es el término que usamos para hacer referencia a un cristiano nuevo.  La concordancia Exhaustiva de Strong’s lo define así ‘plantado recientemente’.  Esta palabra se utiliza hablando de los nuevos creyentes.[iv]  ¡Qué increíble!  El Señor nos da la promesa de ser como árboles, nos llama árboles de justicia, plantío suyo y ¡luego permite que el apóstol Pablo use una palabra griega que significa ‘plantado recientemente’ para referirse a los nuevos convertidos!  (1 Timoteo 3:6) ¡Es increíble para mí, darme cuenta de que aún en la manera que Dios se expresa en la Biblia hay un mensaje!  Dios podía haber usado otra palabra para el nuevo creyente, pero escogió esta.

¿Por qué es necesario que el nuevo creyente se establezca en una Iglesia y no se mueva de allí?  Por las pequeñas diferencias que hay entre las doctrinas de las iglesias, y por la diferencia que hay entre las personalidades de los pastores de una iglesia y de la otra.  Hay personas que, al venir a Cristo, andan de iglesia en iglesia, visitándolas todas las que hay en la ciudad, creyendo que si no hay culto un día en una en otra debe haber y que así tendrán más crecimiento espiritual.  Simplemente no es así.  Solamente resultan confundidos y heridos espiritualmente.  Por favor, si todavía es nuevo en el Señor, no ande de lugar en lugar, si en dado día de la semana no hay culto y usted siente la necesidad de estar cerca de Dios en ese día, simplemente doble su rodilla o abra su Biblia y Dios vendrá corriendo hacia usted por el esfuerzo de buscarlo sana y ordenadamente.

También es necesario para el nuevo estar en una sola casa de oración, porque necesita estacas en los primeros años de vida.  Recuerde que “Mil años delante de sus ojos son como el día de ayer, que pasó, y como una de las vigilias de la noche” Salmos 90:4.  Para cada creyente el tiempo en que necesita estar discipulado (estacado) es diferente porque Dios trabaja de diferentes maneras con cada hijo suyo, conforme al propósito que tiene para ese hijo, esa hija en particular.  Dios nos llama a todos con un propósito de servirle de una manera muy específica y este tiempo, el tiempo de estar estacado es el tiempo para buscar la llamada de Dios para su vida.  ¡Este no es el tiempo para ir y cumplirla!  El problema es que muchos vienen a Cristo y no toman un tiempo para prepararse en el Señor y quieren ir directos a la obra, sin saber realmente cuál es la obra que Dios tiene para ellos en particular.

“Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros.  De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría” Romanos 12:4-8.  Dios tiene un propósito muy especial y muy importante en la vida de cada creyente.  Desde antes de la fundación del mundo, el preparaba para nosotros un servicio que pudiéramos ofrecerle a Él (Efesios 2:10).  Este tiempo en la vida del nuevo creyente no es un obstáculo, es una oportunidad para preparación para poderle servir de todo corazón a Dios.

¿Por qué es necesaria la estaca para el árbol?  Por la copa, ¿Por qué es necesario el discipulado para el neófito?  ¡Por la cabeza!  Así como el jovencito de 16 o 17 años se considera inmortal e invencible, así el nuevo creyente muchas veces considera que no hay nada que no pueda hacer.  Si le dejara el pastor, ¡se subiría al pulpito a predicar!  ¿Pero qué dice la Biblia?  “Pero es necesario que el Obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar…no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo” 1 Timoteo 3:2 y 3:6. Los nuevos si demasiado pronto reciben un privilegio en la iglesia, corren el riesgo de envanecerse que significa ‘inflarse con arrogancia’[v].  Son tres palabras griegas que se traducen ‘envanecerse’ en la Biblia, estas palabras griegas solamente se encuentran en un versículo más de la Biblia; 1 Timoteo 6:4-5 que dice “está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales.”  Estas son palabras muy duras, el que está envanecido dice el apóstol Pablo que no sabe nada, que habla necedades y causa todo tipo de problemas, le manda al joven pastor Timoteo a apartarse de tales personas.  Y todo cristiano haría bien en apartarse de tales personas.  Por eso es necesario el discipulado, el ser estacado un rato hasta que las raíces alcancen el tamaño de los sueños del nuevo creyente.  No es malo soñar con hacer grandezas para Dios, pero es necesario prepararse primero, que todo se haga en el tiempo del Señor.

[i] Stong’s Concordancia Exhaustiva #1265

[ii] http://es.wikipedia.org/wiki/Cupressus, Wikipedia La enciclopedia libre.

[iii] Plants, Flowers and Herbs of the Bible.  The Living Legacy of the Third Day of Creation.  W.E. Shewell Cooper, Keats Publishing 1977 pps 138-152

[iv] Strong’s Concordancia Exhaustiva #3504

[v] Strong’s Concordancia Exhaustiva #5187

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s