Aprendiendo a Servir a Dios con Libertad

“Ningún soldado que quiera agradar a su superior se enreda en cuestiones civiles. 5 Así mismo, el atleta no recibe la corona de vencedor si no compite según el reglamento. 6 El labrador que trabaja duro tiene derecho a recibir primero parte de la cosecha. 7 Reflexiona en lo que te digo, y el Señor te dará una mayor comprensión de todo esto.” 2 Timoteo 2:4-7

Aprendiendo a agradar a nuestro Señor…

Para trabajar, primero necesitas instrucciones, entrenamiento en cómo hacer tu trabajo para así poder agradar a tu jefe.  Necesitas saber en qué pasar el tiempo y en que parte del trabajo debes pasar la mayor parte de tu tiempo para que no te distraen trabajitos innecesarios o in-importantes.  Lo mismo es cuando trabajas para Dios.  Cada uno de nosotros tenemos una llamada que debemos cumplir para Dios.  Cada uno tenemos tareas que debemos completar y también tareas que solamente nos distraen de cumplir con la misión que Dios nos ha dado a nosotros en este mundo.  Necesitamos aprender a discernir la diferencia.  Hoy veremos algunos ejemplos algunos ejemplos de la Biliar, Martha y María, Apolos, y el hermano mayor del hijo prodigo.We are all called, and among our calling and prior to our calling we are all called to prayer, praise, worship, evangelize, fast and read our Bibles!

Antes de empezar, Quisiera señalar que hay ciertas tareas que son universales a todo cristiano, sin importar su puesto o llamado dentro de la iglesia.  Estas tareas son la oración, hasta me atrevería a decir la oración intercesora y Guerra spiritual (aunque alguna Guerra spiritual es reservada para aquellos que han sido entrenados y llamados para eso así que si sientes gran opresión spiritual ¡por favor busque su liderazgo!), ayuno, estudio de la biblia, y evangelización (de Nuevo, si enfrentas oposición de tal grado que no te sientes preparado para enfrentar busque alguien del liderazgo de la iglesia.)

El ejemplo de María y de Marta…

“Mientras iba de camino con sus discípulos, Jesús entró en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. 39 Tenía ella una hermana llamada María que, sentada a los pies del Señor, escuchaba lo que él decía. 40 Marta, por su parte, se sentía abrumada porque tenía mucho que hacer. Así que se acercó a él y le dijo:  —Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sirviendo sola? ¡Dile que me ayude!”  Lucas 10:38-40

No había ninguna razón de preocuparse…

No había niños que cuidar, Jesús no iba a reprochar a a nadie si la cena no estaba lista a cierta hora. ¿Qué era necesario?  Uno siempre debe hacerse la pregunta ¿Qué es necesario ahorita mismo?  Es muy fácil meterse en tares que son muy urgentes y aun posiblemente son importantes, pero simplemente no son necesarios en el momento.  En ese momento lo necesario era estar sentado a los pies de Jesús para escuchar sus enseñanzas porque ¡Jesús no siempre iba a estar con ellos!  Si siempre estamos corriendo a hacer lo urgente y lo importante pero quizás innecesario como Marta en este momento, tendremos muy poco tiempo para sentarnos con el Señor y aprender de Él lo cual es el deseo de su Corazón tanto para nosotros como lo fue para Marta.  El Diablo siempre estará trabajando para distraernos con lo urgente y lo aparentemente importante.  Debemos aprender a tener “visión de túnel” para lo necesario, en donde solamente eso vemos.

5700504378_9023591bb7_o

El ejemplo de Apolos…

Por aquel entonces llegó a Éfeso un judío llamado Apolos, natural de Alejandría. Era un hombre ilustrado y convincente en el uso de las Escrituras. 25 Había sido instruido en el camino del Señor, y con gran fervor hablaba y enseñaba con la mayor exactitud acerca de Jesús, aunque conocía sólo el bautismo de Juan. 26 Comenzó a hablar valientemente en la sinagoga. Al oírlo Priscila y Aquila, lo tomaron a su cargo y le explicaron con mayor precisión el camino de Dios. 27 Como Apolos quería pasar a Acaya, los hermanos lo animaron y les escribieron a los discípulos de allá para que lo recibieran. Cuando llegó, ayudó mucho a quienes por la gracia habían creído, 28 pues refutaba vigorosamente en público a los judíos, demostrando por las Escrituras que Jesús es el Mesías.

Pablo en Éfeso

19 Mientras Apolos estaba en Corinto, Pablo recorrió las regiones del interior y llegó a Éfeso. Allí encontró a algunos discípulos.   —¿Recibieron ustedes el Espíritu Santo cuando creyeron? —les preguntó.  —No, ni siquiera hemos oído hablar del Espíritu Santo —respondieron. Hechos 18:24-19:2

Apolos no busco instrucción en la tarea de hacer discípulos de hombres y mujeres para Cristo.  No aprendió lo que ese trabajo requería de él, ni como agradar a su jefe, Jesucristo. Por suerte Aquila y Priscila lo escucharon a él y siendo los lideres (pastores) de la iglesia local lo llevaron a lado y le ensenaron la verdad entera acerca de Jesús para que su habla ferviente y su poder en las escrituras no se echaría a perder.  Como puedes ver, este hombre tenía una especia de talento “silvestre” pero aun necesitaba de enseñanza y de disciplina.  Si vamos a trabajar para Dios, tenemos que ser lo suficientemente humildes como para reconocer que nuestro talento solo nos va a llevar hasta cierto punto, debemos humillarnos para buscar el discipulado.  Hay recompensa para esta humildad también, porque la Palabra de Dios dice en Proverbios 22:4 “Recompensa de la humildad y del temor del son las riquezas, la honra y la vida.”

Cuando Pablo encontró a algunos creyentes en la iglesia de Éfeso que Apolos había discipulado antes de aprender cómo hacerlo correctamente, nunca habían escuchado siquiera del Espíritu Santo lo cual es básico a nuestra fe en el Dios trino.  Esta enseñanza desarticulada causado por una falta del discipulado causa divisiones entre los creyentes.

Ats_-_trainees_working_in_a_Field_Kitchen_Art.IWMARTLD1167

El hermano mayor del hijo prodigo

“Indignado, el hermano mayor se negó a entrar. Así que su padre salió a suplicarle que lo hiciera. 29 Pero él le contestó: “¡Fíjate cuántos años te he servido sin desobedecer jamás tus órdenes, y ni un cabrito me has dado para celebrar una fiesta con mis amigos! 30 ¡Pero ahora llega ese hijo tuyo, que ha despilfarrado tu fortuna con prostitutas, y tú mandas matar en su honor el ternero más gordo!” 31 »“Hijo mío —le dijo su padre—, tú siempre estás conmigo, y todo lo que tengo es tuyo.” Lucas 15:28-31

Aprendiendo a trabajar de la libertad…

El hermano mayor del hijo prodigo no había aprendido que ya era dueño de y ya tenía acceso a todo y no necesitaba trabajar para nada.  Esto hacia que su trabajo fuera una carga.  Si él se hubiera dado cuenta que ya era heredero de todo, es más que ya era dueño de todo lo que su padre amoroso tenia para ofrecer entonces él podía haber disfrutado de todo mientras trabajaba para su papá.  ¡Somos llamados a trabajar, así como hijos que ya lo tienen todo!  Efesios 1:3: “Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en las regiones celestiales con toda bendición espiritual en Cristo,” nos recuerda que trabajamos desde un estado de gracia ¡no tratando de ganar nada sino ya teniéndolo todo!

Nuestra labor no es para ganar nada, sino que es de gratitud por todo lo que ya no ha sido dado, hasta que aprendamos esto, no podemos trabajar de la libertad que tenemos en Cristo.  Debemos primeramente aprender lo que es necesario (como Marta), entonces aprender lo que nos falta (como Apolo) luego aprender a trabajar desde un corazón lleno de gracia (como el hermano mayor del hijo prodigo).

Fuentes de las fotos:

Foto #1 – CCO Dominio Publico

Foto #2 – Waiting for the Word Flickr CC

Foto #3 – Wikimedia Commons

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s